domingo, 21 de septiembre de 2014

USO DE LAS MAYÚSCULAS


 
Se escribe con mayúscula:

-La primera palabra de un escrito y después de punto: Hoy no iré. Mañana puede que sí.

-Lo que sigue a los puntos suspensivos, cuando estos cierran un enunciado: Compramos mariscos, fiambres, vino... La cena resultó un éxito. Pero si los puntos suspensivos no cierran el enunciado, sino que este continúa tras ellos, la palabra que los sigue se escribe con inicial minúscula: Estoy pensando que... aceptaré; en esta ocasión debo arriesgarme. 

-Después de los dos puntos, en los casos siguientes:

a) Tras el encabezamiento o saludo de una carta: Muy señor mío: / Le agradeceré...

b) Tras los dos puntos que anuncian la reproducción de una cita o palabras textuales: Pedro dijo: «No volveré hasta las nueve».

-En frases interrogativas y exclamativas existen dos posibilidades:

1. Si la pregunta o la exclamación constituyen la totalidad del enunciado, y sus signos de cierre equivalen a un punto, la primera palabra de la pregunta o la exclamación se escribe con inicial mayúscula, así como la palabra que inicia la oración siguiente:

¿En qué año nació tu abuelo? Si no me equivoco, tenía la misma edad que el mío.

¡Qué miedo pasamos ayer! Se nos hizo de noche mientras bajábamos de la montaña.

2. Si la pregunta o la exclamación constituyen solo una parte del enunciado, lo que sigue va en minúsculas.

¿Qué sorpresas me deparará este día?, me pregunto ante el espejo cada mañana.

¿Cómo te llamas?, ¿en qué trabajas?, ¿dónde naciste?

Pero, ¡qué alegría verte!

-Los nombres propios de persona, animal y cosa singularizada: Beatriz, Platero, Tizona (espada del Cid).

-Los nombres de divinidades: Dios, Jehová, Alá, Afrodita, Júpiter, Amón.

-Los apellidosJiménez, García, Mendoza. Si tienen preposición, y/o, estos se escriben con minúscula. Si el apellido no lleva preposición, sino solamente artículo, este se escribe siempre con mayúscula, Antonio La Orden.

-Los sobrenombres, apodos y seudónimos: Manuel Benítez, el Cordobés; José Nemesio, alias el Chino; Alfonso X el Sabio.

-Los nombres propios geográficos (continentes, países, ciudades, calles, mares, ríos, etc.): América, Italia, Mendoza, Lima, el Mediterráneo, el Orinoco, los Andes, el Himalaya. El artículo va con minúscula, excepto cuando sea parte del nombre: El Salvador, La Rioja. Se dice y escribe: Mi padre acaba de regresar de El Cairo (no del Cairo); Este verano iremos a El Salvador (no al Salvador).

Ciudad, río, mar, océano, sierra,  golfo, estrecho, etc. van con minúscula: la ciudad de Panamá, la cordillera de los Andes.

-Galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y satélitesla Vía Láctea, la Osa Mayor,  Venus. Las palabras Sol y Luna, solo en textos sobre astronomía. Si no, van en minúscula: Entra mucho sol por la ventana; Me pongo muy nervioso cuando hay luna llena. La palabra “tierra”se escribe con mayúscula cuando designa el planeta: La Tierra es el planeta donde habitamos; pero con minúscula en el resto de sus acepciones: Esta tierra es muy fértil.

-Los signos del Zodiaco: Aries, Géminis, Sagitario.

-Los nombres de los cuatro puntos cardinales (Norte, Sur, Este, Oeste, y Noroeste, Sudeste, etc.). Cuando se refieren a la orientación o la dirección, se escribirán en minúscula: el sur de Europa, el noroeste de la ciudad.

-El nombre de entidades, organismos, edificios, monumentos, establecimientos públicos, partidos políticos, etc.: el Ministerio de Hacienda, la Casa Rosada, la Biblioteca Nacional, el Museo de Bellas Artes, el Departamento de Recursos Humanos, la Torre de Pisa, el Teatro Colón, el Partido Radical.

-Los libros sagrados y las partes de la Biblia: la Biblia, el Corán, el Talmud, la(s) Sagrada(s) Escritura(s), Génesis.

-La primera palabra del título de cualquier obra de creación (libros, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.) Relatos salvajes, La Gioconda,  Las cuatro estaciones, Carburando, etc.

-Leyes, decretos, documentos históricos: Ley 1420 de Educación Común, Declaración Universal de los Derechos Humanos.

-Festividades religiosas o civiles: Navidad, Día de la Independencia, Año Nuevo.

-Marcas comerciales. Me gusta tanto el Cinzano como el Martini; Me compré un Fiat.

-Premios, certámenes y grandes acontecimientos culturales o deportivos: el Premio Cervantes, los Martín Fierro, la Feria del Libro, los Juegos Olímpicos.

-Disciplinas científicas y materias de estudio: Soy licenciado en Biología; El profesor de Historia es extraordinario.

-Edades y épocas históricas: la Edad Media, la Contrarreforma, la Primera Guerra Mundial, el Renacimiento.

-Entidades o instituciones, para diferenciar del nombre genérico: la Iglesia (como institución) la iglesia (como edificio); Ejército (como institución) ejército (como conjunto de soldados).

-Los pronombres personales, en textos religiosos, en señal de respeto:Tú, Ti, Sí, Vos, Él, Ella, referidos a Dios o a la Virgen.

-Los títulos, cargos y nombres de dignidad, como rey, papa, duque, presidente, ministro, etc., cuando se emplean referidas a una persona concreta, sin mencionar su nombre propio: El Rey inaugurará la nueva biblioteca; El Papa visitará la India.

-Los números romanos. algunas abreviaturas y algunos símbolos.
 


ü  Los días de la semana, meses y estaciones del añolunes, abril, verano.

ü  Las notas musicalesdo, re, mi, fa, sol, la, si.

ü  Los nombres de los vientoscéfiro, austro, bóreas, tramontana.

ü  Los nombres de las religionescatolicismo, budismo, islamismo, judaísmo.

ü  Los nombres de lenguas y los gentilicios el español, los ingleses.

ü  Los tratamientos (usted, señor, don, etc.), pero sí sus abreviaturas: Ud., Sr., D.

ü  Los títulos, cargos y nombres de dignidad cuando van acompañados del nombre propio: (el rey Felipe IV, el papa Francisco), o cuando están usados en sentido genérico (El papa, el rey, el duque están sujetos a morir, como lo está cualquier otro hombre).

 

Cuestiones formales generales

Tilde en las mayúsculas: la primera letra de una palabra que va en mayúscula lleva tilde: ÁFRICA, África. Las siglas no llevan tilde: CIA (Central Intelligence Agency), y no CÍA.

En los dígrafos ch, gu, ll y qu, solo la primera va en mayúsculas: Guinea, Quevedo.
 
 

El texto que precede es una adaptación.

Fuente: Diccionario panhispánico de dudas ©2005

 

lunes, 18 de agosto de 2014

Vocación


 
 
 
 
VOCACIÓN

de Jorge Maestro y Sergio Vainman

 
(La madre cose una camisa. El hijo está con un block, dibujando a su madre).

 MADRE: —A veces quisiera ser pulga para ver qué hacés con las camisas… (la enarbola). Mirá… ¡Ni un botón!

CÉSAR: —¿Qué querés que haga mamá?... Lo que hace todo el mundo.

MADRE: —¿Y estos puños? ¡Mirá cómo están estos puños! ¿Qué les pasás, papel de lija?...

CÉSAR (Mecánicamente): —No, mamá.

MADRE: —¿Y estas manchas de qué son?... Parece grasa… pintura… ¿Qué es esto?

CÉSAR (Cada vez más automáticamente): —No sé, mamá.

MADRE: —César, no te hagas el pavo. (Hace un bollo con la camisa). Esta camisa no sirve más. (Se levanta para ir a tirarla).

CÉSAR (La ataja) —No, no. Traela, dámela…

 MADRE: —¿Para qué la querés?... ¡Es una vergüenza de tanto zurcido!

 CÉSAR: —A mí me gusta, dejá…

 MADRE: —Vos lo hacés todo para llevarle la contra a tu madre… ¿Qué querés? ¿Qué digan que tu madre no se ocupa de vos?... ¿Qué soy una mugrienta? (Tira la camisa hecha un bollo que cae en el proscenio).

CÉSAR: —¡Pero vieja!

MADRE: —No me digas vieja que no me gusta…

CÉSAR: —La quiero para pintar.

MADRE: —Ah…(Reacciona) ¿Para pintar qué?...

CÉSAR: —Para pintar. En la escuela de Bellas Artes todos usan ropa gastada para no ensuciarse…

 MADRE: —¿Y vos qué tenés que ver con la escuela de Bellas Artes?

CÉSAR: —Todavía nada, pero…

MADRE: —Pero qué, César… ¡Hablá, por Dios!

CÉSAR: —¡Eh… pará! Yo estuve pensando y… resolví que…

MADRE: —¿Resolviste? 

CÉSAR: —Bueno… sí… averigüé. ¡Quiero estudiar pintura! (La madre lo mira azorada).

MADRE: —¿Desde cuándo? 

CÉSAR: —Cuando termine la secundaria, mamá… 

MADRE: —Desde cuándo se te metieron esas ideas, quiero decir. 

CÉSAR: —Hace rato que lo vengo pensando. 

MADRE: —¿Y cómo no se te ocurrió decirme nada, nene? 

CÉSAR: —Porque no sabía, ¿viste?... No estaba muy seguro… 

MADRE: —¡Ay! Cuando se entere tu padre… 

CÉSAR: —Ay, ay… ¡Qué va a pasar, mamá! 

(Llega el padre. Viene muy cansado. Se afloja la corbata, deja el saco que cuelga prolija y solemnemente).

 PADRE: —Hola, vieja… ¿Qué tal, César? 

CÉSAR: —Bien… 

PADRE: —¿Cómo anduvo el colegio? 

CÉSAR: —Bien. (Sigue dibujando).

PADRE: —¿Alguna novedad? 

CÉSAR: —No. (La madre nerviosa espera a que el hijo hable).

MADRE: —¿Te parece que no tenés ninguna novedad? 

CÉSAR: —¿Eh? 

PADRE: —Dejá de garabatear, César. Te está hablando tu madre… 

CÉSAR (Ofendido): —No estoy garabateando, papá. La estoy dibujando a mamá. 

PADRE: —Ah, se te dio por ahí… ¿A ver, che? (César muestra el dibujo que el padre mira) Tá bien, eh… ¿Viste, vieja?... ¡Tá lindo, eh! Te sale bien… Es un lindo pasatiempo… Yo, cuando era pibe, así como vos, se me había dado por desarmar todos los relojes que encontraba… Hasta llegué a pedir los folletos de un curso por correspondencia que salía… (Trata de recordar) ¿Cuánto salía? (Se queda pensativo).

CÉSAR: —Para mí no es un pasatiempo. 

PADRE: —¿Ah, no? Para mí, sí. Yo me pasaba horas. Estoy seguro que hubiera llegado a ser un buen relojero. Me gustaban las cosas chiquitas de los relojes. (A la mujer que va a servir la mesa). Es como un trabajo de cirugía, no te vayas a creer. (Al hijo). Quizá me hubiera hecho de un oficio, un negocito… pero tu abuelo no quería. Era muy estricto el abuelo… ¿Te acordás del abuelo, vos? (El hijo va a hablar, el padre sigue). ¡Qué te vas a acordar!... Era bravo el abuelo, un día cortó por lo sano: me tiró todas las herramientas, los relojes viejos, los folletos, todo… Y me dijo que en casa no había lugar para distracciones: “Acá hay que trabajar, amiguito”, me dijo. En aquel momento me dio mucha rabia, bronca, ¿viste? (La madre ha estado sirviendo la mesa). A uno cuando es joven le molestan las cosas que le dicen, pero…
después pasan los años, a uno le vienen las responsabilidades… en fin. (Transición). Así que ni siquiera como pasatiempo… Pero lo hacés bastante bien, ¿eh? 

CÉSAR: —Viejo… No entendiste. Es al contrario: yo quiero ser pintor. Pintor de cuadros, o dibujante, o grabador. Dedicarme… (La madre ha terminado de servir).

MADRE: —Vienen a comer… (El padre mira a César).

PADRE: —¿Cómo que querés ser pintor?... ¿Cómo es eso? Esa te la inventaste hoy… 

CÉSAR (Agresivo): —Viejo, no empecés… ¿Cómo que me la inventé? 

PADRE: —¡Yo no empiezo nada! Digo que te la inventaste hoy, porque hasta hoy no sabía nada. (A la madre). ¿Vos sabías algo, Clara? 

MADRE (Haciéndose la distraída): —¿De qué hablan?  

PADRE: —De que vamos a tener un artista en la familia… ¿Vos sabías algo? 

MADRE (Rapidito y bajo): —No. 

PADRE (Al hijo): —Ahí lo tenés… Si ni tu madre ni yo sabíamos nada es porque te lo inventaste hoy… (Se le acerca). Porque algo tenemos que ver tu madre y yo, ¿no?... ¿O somos extraños?... 

CÉSAR: —Pero quién dice eso, papá… Lo que pasa es que lo pensé bien, averigüé hasta estar seguro y… ahora sí te lo puedo decir porque lo tengo decidido… 

PADRE: —¡Ah, qué bien! ¡Ya lo decidiste! ¡Nosotros somos de palo! 

MADRE: —Vengan a comer, que se enfría… 

PADRE (Nervioso): —¿Podés esperar un minuto? 

MADRE: —¡La comida no puede esperar! ¿O querés comer las albóndigas frías? Claro, ¡total! Después soy yo la que se levanta a prepararte la sal de fruta y el tecito… 

CÉSAR (Displicente): —Por mí podemos hablar mientras comemos… 

PADRE (Estalla. Casi gritando): —¡Es que con vos ya no se habla en esta casa! ¡El señor decide solo! ¡Le creció la barba!... ¡Se manda solito! Mirá, César, ¡sabés muy bien que para mandarte solo, también hay que mantenerse solo! 

MADRE: —Pará, viejo… No te pongas así… Sentate a comer. 

CÉSAR: —Dejalo mamá… Tiene razón, pero yo me la voy a saber bancar… 

PADRE: —¡Pero qué vas a saber bancar sino sabés sonarte los mocos! 

CÉSAR: —Como quieras, pero yo lo tengo decidido. (Transición del padre. Se calma).

MADRE: —¿Comemos? 

CÉSAR: —No tengo hambre… 

PADRE: —Esperá, Clara… 

MADRE: —César… (Padre e hijo se dan vuelta y dicen al mismo tiempo). 

PADRE Y CÉSAR : —¿Qué? 

MADRE: —Le hablo a tu padre. (Al padre). Vamos a comer, César. Dejalo al chico. 

CÉSAR: —Ya no soy un chico, mamá. 

PADRE: —Claro, ahora defendelo. Acá el que tiene que hacer el papel de malo soy yo. (Lo mira a César). Pero mirá qué lindo: ¡pintor!... ¿Y de qué vas a vivir, che?... ¿Qué vas a comer?... ¿Acuarela? (Resopla. Transición. Se sienta. Lo sienta al hijo. Va a comer). (A la madre). Estas albóndigas no se pueden comer, están frías. (La madre toma los platos y sale). (…) (Sale César).
(…)

MADRE: —Yo de nuevo no las caliento. (Agresiva). 

PADRE: —¡Ah!... ¡Ahora te la agarrás conmigo, encima! 

MADRE: —¿Y cómo no querés que me la agarre? ¿Siempre hay que repetir la historia, César? (El padre come pan). 

PADRE: —Yo no repito ninguna historia… 

MADRE: —¿Ah, no? ¿Te creés que yo no te miro cuando salimos? 

PADRE: —¿Cuándo salimos? 

MADRE: —Yo te miro, César… 

PADRE: —¿Qué mirás? 

MADRE: —Te miro. Te parás delante de cuanta relojería encontramos en el camino, si hay un relojero componiendo sos capaz de quedarte horas… ¿Qué mirás, César? … ¿Mirás los relojes que te tiró tu papá?

(El padre va a hablar y vuelve a las albóndigas. Transición).

PADRE (Probando las albóndigas): —No están tan mal frías… (Come).

MADRE: —Yo creo que lo que mirás es lo que no pudiste ser… Un camino que se cortó y que vos no tuviste la valentía de pelear como hoy la tiene el nene. 

PADRE (Reflexiona y agrega sonriendo): —¡El nene! Yo le voy a dar valentía. (Estalla. Transición). Estas albóndigas están frías. (Aparta el plato. Se pone de pie). ¡Pero mirale la facha de pintor a este! 

MADRE: —¿A qué hora te lo pongo para mañana?... (Caminando, sin notarlo, llegó hasta el block. Mira el dibujo. La madre toma un despertador y le da cuerda).

PADRE: —A las siete… No, siete menos cuarto. Hoy sonó tarde. 

MADRE: —Debe atrasar… 

PADRE: —A ver. Traé, traé … (Saca un destornillador y se pone a desarmarlo. El padre mira el reloj desarmado. La madre, de pie lo observa. Mira alternativamente el block y el reloj. A la madre). ¿Cuántos años son la escuela de pintura?

MADRE: —No sé, ¿por? 

PADRE: —Por nada… (El padre deja el reloj, toma el block saliendo llama al hijo). (Va a buscar al hijo). (La madre mira la camisa que ha quedado tirada. Sonríe. La mira. La extiende. La observa y la dobla con cuidado). ¡César!… 

 

domingo, 10 de agosto de 2014

El debate

 

1. Lean el artículo del diario La Nación.

2. Divídanse en dos grupos y elijan una de las siguientes posturas:
- Defender al director.
- Defender a los alumnos expulsados.
3. Cada grupo preparará sus argumentos y, por turnos, debatiremos.

 

Miércoles 06 de agosto de 2014

Desplazaron al director de una escuela en Misiones por expulsar a cuatro alumnos que habían robado

 
POSADAS.- El director de una escuela de Misiones fue separado de su cargo por el Consejo General de Educación (CGE) de la provincia, luego de haber expulsado del establecimiento a cuatro alumnos por robar la motocicleta de otro estudiante. En repudio a la decisión oficial, varios padres tomaron ayer el establecimiento en defensa del director.
Jorge Romero, director de la Escuela de Educación Técnica 3 de la localidad de Oberá, a unos 100 kilómetros al norte de Posadas, expulsó de manera unilateral y desconociendo una resolución del CGE a los cuatro alumnos -uno de ellos abanderado- acusados de robar una motocicleta en la vereda de la escuela el 15 de mayo pasado.
Ante el hecho, denunciado por una empleada administrativa que observó el robo de la moto, Romero y el Consejo Asesor de Profesores decidieron aplicar el reglamento interno y expulsaron a los alumnos durante todo el ciclo lectivo 2014, sin posibilidades de rendir libres las materias. La medida permitía a los estudiantes retornar al colegio recién en marzo de 2015.
Pero el CGE rechazó la sanción disciplinaria y pidió reincorporar a los menores, lo que fue objetado por Romero. La actitud del director llevó a la autoridad provincial a separarlo del cargo y designar como director interino al actual vice, Eduardo Silvero, que aceptó el cargo y ayer se disponía a asumir sus funciones. Pero un grupo de padres lo impidió, al tomar la escuela por tiempo indeterminado y exigir al CGE la restitución del cargo a Romero.

jueves, 31 de julio de 2014

Texto explicativo, ejercicios

 
Elaborar un texto explicativo utilizando las palabras que rodean a las imágenes y los recursos y conectores que aprendimos en clase.
 
 



miércoles, 14 de mayo de 2014

Antología literaria 3º



 
Les dejo el link para acceder a la Antología literaria, o sea, los cuentos que vamos a leer en clase. Pueden hacer dos cosas: bajarla a la netbook o imprimirla. Para la impresión tipo libro, está subido con ese formato. Si solo la bajan a la compu, pueden darle el formato que quieran.

https://drive.google.com/file/d/0B8BaNBplL0cVSnVENDhBZHpSRlE/edit?usp=sharing

Recursos argumentativos




RECURSOS ARGUMENTATIVOS

Comparación: establece semejanzas o diferencias. Conectores: “como”, “al igual que”, etc. Ejemplo: El castellano se caracteriza por su riqueza expresiva así como el inglés lo hace por su precisión.

Ejemplo: consiste en utilizar casos o situaciones particulares para reafirmar nuestra hipótesis. Conector: por ejemplo.

Cita de autoridad: expresiones de especialistas o instituciones prestigiosas que refuerzan nuestra postura. Pueden usarse de manera directa o indirecta. Utiliza verbos del decir: dice, asegura, afirma, explica, manifiesta, señala, subraya, etc.

Directa: entre comillas, se cita textualmente lo dicho por alguien. Discépolo dijo que "El tango es un pensamiento triste que se baila".

Indirecta: se cuenta lo que la autoridad en la materia dijo. García Marquez sostenía que hay que salir de las redacciones y buscar las noticias en la calle”.

Explicación: da información sobre los temas desarrollados y explicaciones que utilizan conectores como “porque”, “es decir”, “dicho de otro modo” (para reformular algo ya dicho o explicado), “y”, “además” (estos dos últimos agregan información), etc. Ejemplos: “Esto sigue sucediendo porque no hay controles suficientes”.

Causa-efecto: enuncia las causas y las consecuencias. Si pasa esto, pasará lo otro. Conectores: por lo tanto, en consecuencia, por eso, porque, por esta razón.

Preguntas retóricas: no esperan una respuesta. Su objetivo es que el receptor reflexione. Ejemplo: “¿Cuántas muertes más serán necesarias para que las autoridades tomen cartas en el asunto?

Contraargumentación: parte de un argumento contrario al de la tesis y le opone un enunciado favorable. A veces utiliza conectores como “aunque, pero, si bien, no obstante, a pesar de”. Ejemplo: “Si bien es cierto que … también podemos afirmar que …”.

 

Conectores lógicos para organizar el discurso: en primer lugar/en segundo lugar; para comenzar/para finalizar/para resumir; finalmente; en conclusión.