viernes, 23 de abril de 2010

Cuentos fantástico, extraño y maravilloso

Empezamos a leer una historia. Estamos cómodos, todo lo que sucede nos es reconocible, el mundo representado es real. De repente sucede algo inexplicable. Entonces dudamos ¿lo que sucede es un sueño, es mágico, en algún momento aparecerá una explicación?
La duda es la característica principal del género fantástico. Mientras esa duda se mantenga, el cuento pertenecerá a ese género. Pero si al final hay una explicación racional para ese suceso o elemento extraño que apareció en el relato, entonces el cuento pertenece al género extraño. Y si, por el contrario, la explicación fuera de carácter mágico, estamos en el género maravilloso.
Pongamos un ejemplo: el relato cuenta que un muchacho está en su casa, con amigos, jugando a las cartas en una mesa. De pronto, la mesa se mueve. Si el cuento terminara allí, es un cuento fantástico. Intentemos otro desarrollo para esta historia: los amigos, asustados, prenden la radio y escuchan que en una ciudad cercana se produjo un terremoto. La explicación es racional, esa es la razón por la que la mesa se movió. El cuento es, entonces, extraño. Comenzó en un mundo real, luego sobrevino un hecho sobrenatural, pero finalmente ese hecho tuvo una explicación racional. Ahora volvamos al momento en que la mesa se mueve. Todos se asustan. De pronto, debajo de cada pata de la mesa, aparece un enanito verde y entre los cuatro se llevan la mesa. En un mundo real no existen enanitos verdes, son característicos de los cuentos de hadas, de mundos distintos con sus propias leyes, donde los animales hablan, hay hadas, monstruos y brujas que hacen hechizos. Nuestro cuento pertenece al género maravilloso.
Resumiendo:
En un mundo real sucede un hecho inexplicable.
Si se mantiene así hasta el final -> género fantástico
Si se resuelve con una explicación racional -> género extraño
Si la explicación pertenece a un mundo con leyes propias -> género maravilloso

A continuación, vas a encontrar tres cuentos. Leelos y determiná a qué género pertenece cada uno.

Juan sin miedo

Wilhelm y Jacob Grimm


Érase una vez un matrimonio de leñadores que tenía dos hijos. Pedro, el mayor, era un chico muy miedoso. Cualquier ruido le sobresaltaba y las noches eran para él terroríficas. Juan, el pequeño, era todo lo contrario. No tenía miedo de nada. Por esa razón, la gente lo llamaba Juan sin miedo. Un día, Juan decidió salir de su casa en busca de aventuras. De nada sirvió que sus padres intentaron convencerlo de que no lo hiciera. Él quería conocer el miedo, saber qué se sentía.

Estuvo andando sin parar varios días sin que nada especial le sucediese. Llegó a un bosque y decidió cruzarlo. Bastante aburrido, se sentó a descansar un rato. De repente, una bruja de terrible aspecto, rodeada de humo maloliente y haciendo grandes aspavientos, apareció junto a él.

—¿Qué hay, abuela? —saludó Juan con toda tranquilidad.

—¡Desvergonzado! ¡Soy una bruja!

Pero Juan no se impresionó. La bruja intentó todo lo que sabía para asustar a aquel muchacho. Nada dio resultado. Así que se dio media vuelta y se fue de allí cabizbaja, pensando que era su primer fracaso como bruja.

Tras su descanso, Juan echó a andar de nuevo. En un claro del bosque encontró una casa. Llamó a la puerta y le abrió un espantoso ogro que, al ver al muchacho, comenzó a lanzar unas terribles carcajadas.

Juan no soportó que se riera de él. Se quitó el cinturón y empezó a darle unos terribles golpes hasta que el ogro le rogó que parase.

El muchacho pasó la noche en la casa del ogro. Por la mañana siguió su camino y llegó a una ciudad. En la plaza un pregonero leía un mensaje del rey:

—Y a quien se atreva a pasar tres noches seguidas en este castillo, el rey le concederá a la mano de la princesa.

Juan sin miedo se dirigió al palacio real, donde fue recibido por el soberano.

—Majestad, estoy dispuesto a ir a ese castillo —dijo el muchacho.

—Sin duda has de ser muy valiente —contestó el monarca. Pero creo que lo deberías pensar lo mejor.

—Está decidido —respondió Juan con gran seguridad.

Juan llegó al castillo. Llevaba años deshabitado. Había polvo y telarañas por todas partes. Como tenía frío, encendió una hoguera. Con el calor se quedó dormido.

Al rato, unos ruidos de cadenas lo despertaron. Al abrir los ojos, el muchacho vio ante él un fantasma. Juan, muy enfadado porque lo habían despertado, cogió un palo ardiendo y se lo tiró al fantasma. Éste, con su sábana en llamas, huyó de allí y el muchacho siguió durmiendo tan tranquilo.

Por la mañana, siguió recorriendo el castillo. Encontró una habitación con una cama y decidió pasar allí su segunda noche. Al poco rato de haberse acostado, oyó lo que parecían maullidos de gatos. Y ante él aparecieron tres grandes tigres que lo miraban con ojos amenazadores.

Juan cogió la barra de hierro y empezó a repartir golpes. Con cada golpe, los tigres se iban haciendo más pequeños. Tanto redujeron su tamaño que, al final, quedaron convertidos en unos juguetones gatitos a los que Juan estuvo acariciando.

Llegó la tercera noche y Juan se echó a dormir. Al cabo de unos minutos escuchó unos impresionantes rugidos. Un enorme león estaba a punto de atacarlo. El muchacho cogió la barra de hierro y empezó a golpear al pobre animal, quien empezó a decir con voz suplicante:

—¡Basta!, ¡basta!, ¡no me golpees más! ¡Eres un bruto!, ¿no te das cuenta de que me vas a matar?

A la mañana siguiente, Juan sin miedo apareció el palacio real. El rey, que no daba crédito a sus ojos, le concedió la mano de su hija y, a los pocos días, se celebró la boda.

Juan estaba encantado con su esposa y se sentía muy feliz. La princesa también lo estaba, pero decidió que haría conocer el miedo a su marido. Una noche, mientras Juan dormía, ella cogió una jarra de agua fría y se la derramó encima. El pobre Juan creyó morir del susto. Temblaba de terror. Sus pelos estaban rizados y ¡conoció el miedo, por fin!

Juan, una vez recuperado, agradeció a su esposa el haberle hecho sentir miedo, algo que todo el mundo conoce.

El almohadón de plumas
Horacio Quiroga

Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtiva mirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora. Él, por su parte, la amaba profundamente, sin darlo a conocer.

Durante tres meses —se habían casado en abril— vivieron una dicha especial. Sin duda hubiera ella deseado menos severidad en ese rígido cielo de amor, más expansiva e incauta ternura; pero el impasible semblante de su marido la contenía siempre.

La casa en que vivían influía un poco en sus estremecimientos. La blancura del patio silencioso —frisos, columnas y estatuas de mármol— producía una otoñal impresión de palacio encantado. Dentro, el brillo glacial del estuco, sin el más leve rasguño en las altas paredes, afirmaba aquella sensación de desapacible frío. Al cruzar de una pieza a otra, los pasos hallaban eco en toda la casa, como si un largo abandono hubiera sensibilizado su resonancia.

En ese extraño nido de amor, Alicia pasó todo el otoño. No obstante, había concluido por echar un velo sobre sus antiguos sueños, y aún vivía dormida en la casa hostil, sin querer pensar en nada hasta que llegaba su marido.

No es raro que adelgazara. Tuvo un ligero ataque de influenza que se arrastró insidiosamente días y días; Alicia no se reponía nunca. Al fin una tarde pudo salir al jardín apoyada en el brazo de él. Miraba indiferente a uno y otro lado. De pronto Jordán, con honda ternura, le pasó la mano por la cabeza, y Alicia rompió en seguida en sollozos, echándole los brazos al cuello. Lloró largamente todo su espanto callado, redoblando el llanto a la menor tentativa de caricia. Luego los sollozos fueron retardándose, y aún quedó largo rato escondida en su cuello, sin moverse ni decir una palabra.

Fue ese el último día que Alicia estuvo levantada. Al día siguiente amaneció desvanecida. El médico de Jordán la examinó con suma atención, ordenándole calma y descanso absolutos.

—No sé —le dijo a Jordán en la puerta de calle, con la voz todavía baja—. Tiene una gran debilidad que no me explico, y sin vómitos, nada.. . Si mañana se despierta como hoy, llámeme enseguida.

Al otro día Alicia seguía peor. Hubo consulta. Constatóse una anemia de marcha agudísima, completamente inexplicable. Alicia no tuvo más desmayos, pero se iba visiblemente a la muerte. Todo el día el dormitorio estaba con las luces prendidas y en pleno silencio. Pasábanse horas sin oír el menor ruido. Alicia dormitaba. Jordán vivía casi en la sala, también con toda la luz encendida. Paseábase sin cesar de un extremo a otro, con incansable obstinación. La alfombra ahogaba sus pesos. A ratos entraba en el dormitorio y proseguía su mudo vaivén a lo largo de la cama, mirando a su mujer cada vez que caminaba en su dirección.

Pronto Alicia comenzó a tener alucinaciones, confusas y flotantes al principio, y que descendieron luego a ras del suelo. La joven, con los ojos desmesuradamente abiertos, no hacía sino mirar la alfombra a uno y otro lado del respaldo de la cama. Una noche se quedó de repente mirando fijamente. Al rato abrió la boca para gritar, y sus narices y labios se perlaron de sudor.

—¡Jordán! ¡Jordán! —clamó, rígida de espanto, sin dejar de mirar la alfombra.

Jordán corrió al dormitorio, y al verlo aparecer Alicia dio un alarido de horror.

—¡Soy yo, Alicia, soy yo!

Alicia lo miró con extravió, miró la alfombra, volvió a mirarlo, y después de largo rato de estupefacta confrontación, se serenó. Sonrió y tomó entre las suyas la mano de su marido, acariciándola temblando.

Entre sus alucinaciones más porfiadas, hubo un antropoide, apoyado en la alfombra sobre los dedos, que tenía fijos en ella los ojos.

Los médicos volvieron inútilmente. Había allí delante de ellos una vida que se acababa, desangrándose día a día, hora a hora, sin saber absolutamente cómo. En la última consulta Alicia yacía en estupor mientras ellos la pulsaban, pasándose de uno a otro la muñeca inerte. La observaron largo rato en silencio y siguieron al comedor.

—Pst... —se encogió de hombros desalentado su médico—. Es un caso serio... poco hay que hacer...

—¡Sólo eso me faltaba! —resopló Jordán. Y tamborileó bruscamente sobre la mesa.

Alicia fue extinguiéndose en su delirio de anemia, agravado de tarde, pero que remitía siempre en las primeras horas. Durante el día no avanzaba su enfermedad, pero cada mañana amanecía lívida, en síncope casi. Parecía que únicamente de noche se le fuera la vida en nuevas alas de sangre. Tenía siempre al despertar la sensación de estar desplomada en la cama con un millón de kilos encima. Desde el tercer día este hundimiento no la abandonó más. Apenas podía mover la cabeza. No quiso que le tocaran la cama, ni aún que le arreglaran el almohadón. Sus terrores crepusculares avanzaron en forma de monstruos que se arrastraban hasta la cama y trepaban dificultosamente por la colcha.

Perdió luego el conocimiento. Los dos días finales deliró sin cesar a media voz. Las luces continuaban fúnebremente encendidas en el dormitorio y la sala. En el silencio agónico de la casa, no se oía más que el delirio monótono que salía de la cama, y el rumor ahogado de los eternos pasos de Jordán.

Murió, por fin. La sirvienta, que entró después a deshacer la cama, sola ya, miró un rato extrañada el almohadón.

—¡Señor! —llamó a Jordán en voz baja—. En el almohadón hay manchas que parecen de sangre.

Jordán se acercó rápidamente Y se dobló a su vez. Efectivamente, sobre la funda, a ambos lados dél hueco que había dejado la cabeza de Alicia, se veían manchitas oscuras.

—Parecen picaduras —murmuró la sirvienta después de un rato de inmóvil observación.

—Levántelo a la luz —le dijo Jordán.

La sirvienta lo levantó, pero enseguida lo dejó caer, y se quedó mirando a aquél, lívida y temblando. Sin saber por qué, Jordán sintió que los cabellos se le erizaban.

—¿Qué hay?—murmuró con la voz ronca.

—Pesa mucho —articuló la sirvienta, sin dejar de temblar.

Jordán lo levantó; pesaba extraordinariamente. Salieron con él, y sobre la mesa del comedor Jordán cortó funda y envoltura de un tajo. Las plumas superiores volaron, y la sirvienta dio un grito de horror con toda la boca abierta, llevándose las manos crispadas a los bandós: —sobre el fondo, entre las plumas, moviendo lentamente las patas velludas, había un animal monstruoso, una bola viviente y viscosa. Estaba tan hinchado que apenas se le pronunciaba la boca.

Noche a noche, desde que Alicia había caído en cama, había aplicado sigilosamente su boca —su trompa, mejor dicho— a las sienes de aquélla, chupándole la sangre. La picadura era casi imperceptible. La remoción diaria del almohadón había impedido sin dada su desarrollo, pero desde que la joven no pudo moverse, la succión fue vertiginosa. En cinco días, en cinco noches, había vaciado a Alicia.

Estos parásitos de las aves, diminutos en el medio habitual, llegan a adquirir en ciertas condiciones proporciones enormes. La sangre humana parece serles particularmente favorable, y no es raro hallarlos en los almohadones de pluma.

Continuidad de los parques
Julio Cortázar

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.

Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.




28 comentarios:

  1. muchisimas gracias, estabamos estudiando para una prueva y nos sirvio much9o graciasss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro! Después cuéntenme cómo les fue...suerte.

      Eliminar
  2. Estubo bueno, y los cuentos me sirvieron de practica tambien la definicion muy concreta y simple y me re sirvio ya q perdi el libro, muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  3. De nada, tené en cuenta que la literatura no es matemática y a veces los relatos combinan elementos, pero para empezar esa es la idea, una aproximación concreta a los géneros.

    ResponderEliminar
  4. Hola Graciela. Muy buena la información. Me gustaría que me recomiendes algunos cuentos fantásticos. Estudio el Profesorado de Educación Primaria.

    ResponderEliminar
  5. Hola Florencia: qué bueno que te haya sido útil. Mis recomendaciones: el cuento fantástico por excelencia, el que representa al género, es "La pata de mono". Lo vas a encontrar en la red con facilidad. Ciudad Seva es un muy buen sitio con muchos textos. Los escritores argentinos han escrito mucho en este género. Por ejemplo, Cortázar. Te recomiendo "Continuidad de los parques", "La noche boca arriba", "Casa tomada", entre otros. De Borges, por ejemplo "Sur", y ya en papel, buscá antologías del cuento fantástico. Mucha suerte con tus estudios, hermosa tarea la de educar. Quedo a tu disposición siempre que necesites algo de mi especialidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena difinicion...me sivio de mucho graciela saludos y bbesos ...😘

    ResponderEliminar
  7. hola me recomendarías cuentos maravillosos y realistas para trabajar en practicas del lenguaje?? gracias

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno Mañana tengo prueba de : El cuento,estructura narrativa,literatura:Maravillos,extraños y fantastico.Marco narrativo y tipo de descripcion me podria dar alguna idea mas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te entiendo la pregunta. Decime algo más y te ayudo.

      Eliminar
  9. Hola!!! Me encanto la explicación... Me recomendarías cuentos maravillosos para el nivel primario???

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por tu comentario. No soy experta en textos para primaria, pero, en realidad, cualquier cuento de hadas pertenece al género, y sé que hay grandes escritores e ilustradores argentinos de cuentos para chicos.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno me ayudo bastante en los prácticos gracias...

    ResponderEliminar
  12. Hola Graciela me Recomendarías un cuento fantastico para secundaria dos carrillas más o menos tiene que tener muchas graciass

    ResponderEliminar
  13. Hola, Graciela. ¿Me recomendarías un cuento extraño para leer con chicos de 1er año? El almohadón de plumas me parece un poco complejo. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema con otros cuentos extraños es que son muy largos. ¿Por qué te parece complejo "El almohadón..."? Es el más típico, la explicación es clara, era un bicho, y encima tiene ese componente medio terrorífico que les encanta. La única recomendación que se me ocurre es que des algún cuento policial de enigma, como Los crímenes de la calle Morgue, en el que parece imposible que alguien haya entrado a matar a las mujeres y al final tiene una explicación totalmente racional. Claro que ese también es largo, pero buscá alguno más cortito de esas características.
      El almohadón lo dan en 6º y 7º grado. ¡Animate!

      Eliminar
  14. hay un cuento que no entendi muy bien es el almohadol como puede ver un bicho adentro de un almohadol y que termine matando a alicia ES RARO

    ResponderEliminar
  15. Tené en cuenta que lo que leíste es ficción, y en la ficción todo es posible. En "El almohadón de plumas" lo explican diciendo que es un parásito, que chupa la sangre de Alicia y con eso va creciendo. Así que, cuando leas, tratá siempre de meterte en la situación y creer lo que leés, siempre en el ámbito del cuento. Cuando cerrás el libro, la realidad vuelve, con todas esas cosas que no son posibles en el mundo en el que vivimos.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, la mejor respuesta a mi pregunta! Gracias por tomarte el tiempo! Scientia potentia est !! Si es que está bien escrito.. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Hola, Graciela muy buenos los cuentos me sirvió mucho!! me podrías recomendar un cuento fantástico y un cuento realista para chicos de tercer año de secundaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para tercero, te recomiendo "Los pocillos" de Mario Benedetti, realista. Y fantástico, los de Cortázar: "La noche boca arriba", "Casa tomada", "Continuidad de los parques". Si querés más, escribime y te sigo recomendando. Saludos

      Eliminar
  18. hola algun cuento con al menos 3 generos es para un trabajo practico me seria de mucha ayuda

    ResponderEliminar
  19. Hola Graciela! Muy bueno tu post! Quisiera saber si podes recomendarme cuentos Maravillosos, de autores latinoamericanos para jóvenes de primer año en secundaria? Muchas gracias, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Van. Yo usaría los "Cuentos de la selva" de Quiroga. Saludos.

      Eliminar