martes, 23 de febrero de 2010

Reconocimiento del sujeto en la oración

A veces cuesta reconocer el sujeto de una oración, entre otras cosas, porque no está primero en el orden. No siempre la oración dice: "La niña juega con sus amigos." El sujeto, la niña, es fácil de reconocer.
En "La armonía quebraron unos ruidos extraños", muchas veces caemos en el error de poner la armonía como sujeto.
Una de las formas que aprendimos para solucionar este problema es preguntar ¿quién? o ¿qué? Pero puede suceder que la pregunta ¿qué? nos lleve más hacia el objeto directo que hacia el sujeto.
En la última oración "La armonía quebraron unos ruidos extraños" basta con hacer concordar el número del verbo con el del sujeto. Entonces, si quebraron está en plural, el sujeto también lo estará. La armonía está en singular, así que el sujeto es, indudablemente, unos ruidos extraños.

Para reconocer el sujeto en una oración BIMEMBRE, cambio el número del verbo (de singular a plural, o viceversa), y me fijo si, el que considero el sujeto, debe cambiar para concordar con el verbo.
Ej: Trajo un alumno nuevo el maestro.
Trajeron un alumno nuevo los maestros.
SI
Trajeron dos alumnos nuevos el maestro. NO

Si es así, ese es el sujeto. Si no, busco otro sujeto en la oración, o un sujeto tácito.

Si el verbo es “hacer” o “haber”, efectúo el mismo procedimiento con el probable sujeto. Si puedo cambiarle el número y el verbo sigue concordando, es una oración UNIMEMBRE.
Ej: Hace un año que no lo veo.
Hace dos años que no lo veo. No hay concordancia
Si la oración hubiese sido "Hace la tarea el alumno", cuando pongo el verbo hacer en plural, el alumno pasa a ser los alumnos. El sujeto es el alumno y la oración es bimembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada